lunes, 19 de septiembre de 2016

Pan sin sal


¿Nos vemos? ... Mientras, ¿hacemos un “pan sin sal” rapidísimo para gratificar a todas las suegras con “presión emotiva”? Tamice ¼ kilo de harina junto con 1 sobrecito de levadura instantánea, hágale un hueco en el centro y coloque allí 1 cucharada de aceite. Una todo sin amasar mientras le incorpora 2/3 de agua tibia (una masa re-tierna y grumosa). Póngala en un bol, tápela, hágala leudar como siempre… ¡o siga el método que le cuento en el texto que sigue! Una vez duplicada la masa, moldee los pancitos, déjelos leudar nuevamente y… ¡al horno caliente hasta que estén apenas dorados!