sábado, 3 de septiembre de 2016

Coliflor con salsa de queso


Seamos sinceros. Ni un trozo de pan, ni un diente de ajo, ni un poco de leche… La única forma de hervir coliflor sin contaminar el ambiente es utilizar la “olla a presión”, de cierre hermético. Pero si usted no tiene olla a presión, arriésguese igual con tal de incorporar a su recetario de bajas calorías una nueva fórmula. Y si no se atreve, ponga cara de hindú para convencerse: “Ata un cabello a una montaña: o la montaña vendrá a ti, o no perderás más que un cabello…”

INGREDIENTES

Coliflor, 1 (sin las hojas)
Leche, 1 y ½ tazas
Harina común, 1 y ½ tazas
Sal y pimienta, a gusto
Mostaza (o curry, si le  agrada más) 1 cucharada tamaño postre
Queso de bajas calorías, rallado, 1 taza
Queso de bajas calorías, en bastoncitos, 100 gramos
Chauchas hervidas y cortadas en trocitos, ½ kilo


PREPARACION

  1. Lave la coliflor y hiérvala entera, en abundante agua con sal. Una vez cocida, escúrrala y mantenga al calor.
  2. Disuelva la harina en la leche.
  3. Póngala sobre el fuego, revolviendo continuamente con cuchara de madera, hasta que espese.
  4. Agréguele la mostaza (o curry) y el queso rallado.
  5. Siga revolviendo hasta que el queso se funda.
  6. Retire del fuego y sazone a gusto.
  7. Ponga la coliflor hervida en una fuente redonda, para horno, y, con mucho cuidado, entreabra los gajitos, y “méchela” con los bastoncitos de queso.
  8. Vierta la salsa de mostaza sobre la coliflor.
  9. Rodéela con las chauchas cortadas en trocitos.
  10. Espolvoree con una cantidad extra de queso sin calorías, rallado, y meta en horno caliente hasta gratinar.