martes, 20 de septiembre de 2016

Carré glaseado



Para los que aman, como yo, la cocina práctica, tengo lo que llamo un plato de resistencia: fácil de hacer y realmente delicioso. Se trata de un carré de cerdo con un toque de distinción: el glaseado con miel y azúcar negra. Para triunfar en el intento y quedar como los dioses.




Lo que lleva


Carré de cerdo deshuesado, 1 Y ½ KILO
Sal y pimienta, A GUSTO
Panceta ahumada magra, en tajadas, 100 GRAMOS
Ciruelas tiernizadas y descarozadas, 8 (APROXIMADAMENTE)
Mostaza, 3 CUCHARADAS
Azúcar negra, ½ TAZA
Miel, 3 CUCHARADAS
Jugo de naranja, ½ TAZA Y CANTIDAD EXTRA SI FUESE NECESARIO


Varios

Papas medianas, hervidas con piel, 4
Harina, CANTIDAD NECESARIA
Aceite, PARA FREIR




7 minutos

Extienda el carré sobre una tabla y sazónelo a gusto con sal y pimienta negra recién molida. Ahuéquele el centro, todo a lo largo, clavándole una cuchilla. Rellene el hueco con las ciruelas descarozadas y previamente envueltas en las tiras de panceta. Presione bien el relleno para que quede compacto.




10 minutos

Cierre las aberturas del carré con palillos de madera para que el relleno se mantenga apretadito en el centro de la carne. Unte el carré por todos sus lados con la mostaza. Acomódelo en una fuente para horno bien enmantecada. Adhiérale el azúcar negra a la superficie cubierta con mostaza.

 


100 minutos

Rocíe la cubierta de azúcar negra con la miel indicada. Vierta en la asadera el jugo de naranja. Cocine el carré en horno caliente 1 hora y media, salseándolo de a ratos durante la cocción para que resulte bien glaseado. Si la carne se secara demasiado, agregue en la asadera jugo de naranja extra.


 


105 minutos

Una vez cocido el carré, retírelo de la fuente y deseche los palillos de madera. Córtelo en rodajas (el grosor es a gusto del consumidor), acomódelas en una fuente y vierta sobre ellas toda la salsita de la cocción. Acompáñelo con unas papitas crocantes, hechas como le indico en el siguiente paso.


 

120 minutos

Pele las papas hervidas y córtelas en bastones de 2 cm de grosor. Rebócelos con harina. Caliente el aceite y fría las papas hasta dorarlas de ambos lados (recuerde que ya están cocidas). Escúrralas sobre papel absorbente y sálelas en el momento de llevarlas a la mesa acompañando el carré.