viernes, 25 de septiembre de 2015

Pechuga de emergencia



¿Cómo “estirar” un pollo?


            Lo más doloroso para una visita inesperada a la hora de comer es que uno tenga sólo una pechuga de pollo para compartir con su marido (si la tiene) y a la hora de repartirlo se abstenga de servirse diciendo: “El pollo me cae mal”… Lo que caerá mal a todos es que usted quede con el estómago vacío. Con un poco de ingenio (y alguna latita que sabiamente pueda tener en estado de alerta en su despensa o la de su vecina) usted podrá resolver – si no un menú – al menos un plato que alcance para cuatro, generosamente, y con la frente bien alta: como si ya perteneciera al primer mundo. Pero no aplique esta fórmula cada vez que tiene visitas ¿eh? “Cuando el poder deriva las miras al bien personal del que lo ejerce ha degenerado en tiranía” ¡¡¡Le juro que lo dijo Jaime Balmes!!!


  • Ensalada de pollo “Virginia”


  1. Hierva una pechuga de pollo en agua con sal, verduritas y aromáticos. Cuando esté cocida – pero no seca – escúrrala y quítele la piel y todos los indeseables. Córtela en trocitos identificables (usted sabe…).
  2. Hierva 1 taza de arroz en abundante agua y, cuando esté casi cocido, apague el fuego, tape la cacerola y espere a que reviente (el arroz, se entiende…). Colóquelo entonces en una sartén, ponga cara de Gustavo Adolfo Bécquer (sin bigotes ni barba) y manos de Gioconda y, suavemente, revuelva con tenedor el arroz sobre el fuego hasta que esté sequito y los granos no se pegoteen. Vuelque en una fuente y deje enfriar.
  3. Vierta sobre el pollo el jugo de 1 limón, el arroz frío, 1 lata chica de champiñones escurridos, 1 taza de duraznos al natural escurridos y cortados en daditos (o la fruta que más le guste), 50 gramos de pepinitos pickles en rodajitas (mejor alcaparras, pero…) y lo que le regalen de almendras tostadas o castañas de cajú. Mezcle y sazone, si quiere…
  4. Vierta en el centro el aderezo “Virginia” y salpíquelo con perejil picadísimo. Sirva bien fría. Adorne el borde del bol o fuente, con hojas de espinacas o de lechugas… ¡o nada!

ADEREZO VIRGINIA:

a)      Mezcle en un bol mediano 4 yemas, 2 cucharadas de agua fría, 2 cucharadas de vinagre de manzanas, 1 cucharadita de mostaza en polvo (o de la otra… ¡bah!), 1 cucharadita de azúcar y ½ cucharadita de sal. b) Bata continuamente a baño de María (sin que el agua hierva) hasta que espese. c) Retire, enfríe y mézclele la crema de leche batida espesa.