sábado, 6 de febrero de 2016

Jambalaya de pollo


El título de esta receta suena a cosa oriental o centroamericana... ¡o vaya a saber qué! ¿Y sabe qué es? Una sabrosa mezcolanza de pollo, cebolla, morrones, tomate, apio, jamón crudo y algo más, que es muy típico en Luisiana. Por allí también le incluyen una buena porción de arroz.


LO QUE LLEVA



supremas de pollo (salvo que prefiera pata y muslo) sin piel ni indeseables 4

sal y pimienta A GUSTO

jamón crudo, en un solo trozo 250 GRAMOS

manteca 50 GRAMOS

cebolla, picada fina UN TERCIO DE TAZA

tomates pelados y cortados en cuadraditos, con su jugo MEDIA TAZA

morrón verde, en cuadraditos MEDIA TAZA

morrón rojo, en cuadraditos MEDIA TAZA

apio, en cubitos MEDIA TAZA

arroz UNA TAZA

caldo de verdura CANTIDAD NECESARIA

laurel UNA HOJA

tomillo UN CUARTO DE CUCHARADITA

perejil picado UN CUARTO DE TAZA



PASO 1 | 3 MINUTOS |



Corte las pechugas de pollo en trocitos (eh… ¡tan chicos, no…!). Si lo prefiere, puede usar pata y muslo deshuesados. Corte de igual manera el jamón crudo.

 

PASO 2 | 3 MINUTOS |



Derrita los 50 gramos de manteca en una cacerola o en una sartén de paredes altas. Saltee el jamón crudo cortado en daditos junto con los cubos de pollo. Cuando el pollo tome un colorcito blanco, escurra los ingredientes sobre papel absorbente. No lave la olla y sígame al otro paso.



PASO 3 | 05:00 |


Ponga en la misma cacerola la cebolla, el morrón rojo, el morrón verde, el apio y el arroz. Mezcle con un tenedor hasta que el arroz esté traslúcido. Unale los tomates con su jugo y mezcle.


PASO 4 | 30 SEGUNDOS |


Agregue a la cacerola donde se está cocinando la verdura, los cubitos de pollo y de jamón crudo que salteó en el segundo paso para que se integren bien todos los sabores y aromas.


PASO 5 | 15 MINUTOS |


Vuelque todo en una fuente para horno y mézclele el laurel, el tomillo y el perejil. Sazone a gusto con sal y pimienta. Vierta sobre los ingredientes agua hirviendo (o caldo) hasta sobrepasar medio centímetro el nivel de los ingredientes. Tape y cocine en horno caliente hasta que el arroz esté cocido. Deseche el laurel. Una vez a punto el arroz, rectifique el sazonamiento. Lleve la fuente a la mesa y sirva caliente.