miércoles, 30 de diciembre de 2015

Sherbet de limón al champán


Primavera a la vista. Para empezar a despedir el invierno, un refrescante sherbet, un helado con champán.

Como no soy adivina, no sé si, cuando llegue esta nota a sus manos, septiembre habrá comenzado a darnos un anticipo del tibio calorcito primaveral. De todos modos, podemos brindar con un refrescante sorbete (¡qué antigüedad!), o mejor dicho, un sherbet, porque pronto comenzará la primavera. ¿Qué significa la palabra sherbet? Esta especie de “nieve azucarada” tiene su origen en Persia, hoy Irán, donde se la conoce con el nombre de sharbat. Los sherbets son, simplemente, helados de agua triturados. El más popular es el sherbet de limón, preparado con helado al agua de limón y champán. Hace ya varios años, en los restaurantes paquetes, se impuso la moda, después del primer plato, de ofrecer un sherbet liliputiense para degustar mejor el plato siguiente. Pero las modas sorprenden, pasan… y regresan. Hoy son estrella los smoothies (del inglés smooth, que quiere decir suave). Son parientes de los sherbets, pero resultan mucho más cremosos y aunque generalmente se mezclan con hielo o helado tienen como base un líquido (agua, leche, jugo de frutas, yogur). Pueden servirse combinando capas de distintos colores, decorándolos con frutas, ubicándolos en frascos, bols, en fin, dándole rienda suelta a la creatividad. Además de ser tendencia, resultan bebidas muy saludables ya que la mayoría contiene frutas frescas, jugos naturales, miel, semillas y otros ingredientes que aportan vitaminas. Claro que, aunque un smoothie resulte tentador, esta vez le ofrezco preparar un sherbet de limón al viejo estilo, para celebrar que pronto se irá el invierno.

Sherbet de limón

1. Caliente 2 tazas de agua con 3/4 de taza de azúcar y 1 cucharadita de ralladura de limón.
2. Hierva 10 minutos y retire del fuego. Agregue a este almíbar 2 cucharaditas de gelatina sin sabor previamente hidratada.
3. Cuele y deje enfriar. Incorpore 1/3 de taza de jugo de limón colado.
4. Lleve al freezer. Cuando haya endurecido primero, rómpalo en trozos y luego procéselo.
5. Llene 2/3 de copa de champán con este granizado y complete con champán bien frapé. ¡Hic!