martes, 1 de diciembre de 2015

Pan de miel




 Se trata de un pan de miel fabuloso, y que recomiendo especialmente con la garantía de que no desperdiciara ni una miguita. Tome nota: derrita a fuego suave ½ taza de miel, ¼ de taza de azúcar y 75 gramos de margarina. Cuando la mezcla esté tibia, mézclele 1 huevo batido y vuelque sobre 1 ½ taza de harina leudante previamente tamizada con 2 cucharaditas de polvo para hornear, un poquitito así de bicarbonato y la canela, el clavo de olor, la nuez moscada y el jengibre (poquito de cada uno) que le quiera o no le quiera poner, mientras le incorpora, batiendo rápidamente, ½ taza de agua caliente. Antes de que estallen los globitos que se formaran en la superficie, vuelque en molde tipo budín inglés, enmantecado y enharinado, y cocine como cualquier torta. ¡Obtendrá un pan de miel de locura! “¿Qué cosa es la locura? Es la ilusión elevada a la segunda potencia…” (AMIEL)