sábado, 1 de julio de 2017

Pollo con arroz "new age"






En materia de cocina comienza una nueva era inteligente: comer cosas ricas... ¡sin salirnos del regimen! Esta vez piense en "pollo con arroz" y borre de su imaginación todo intento de fritura. Resultado: ¡una revolución gastronómica que vale la pena! "Las revoluciones son necesarias (dice Ferrara) cuando hay que armonizar un estado de derecho (el derecho a comer cosas ricas, digo yo...) con una nueva situación de hecho".


Ingredientes
(para 6 porciones, sin que a nadie se le ocurra repetir...)

Pollo, cortado en presas, sin piel, grasita, ni cosa que se le parezca, 1
Sal y pimienta, a gusto
Cebollas, grandes, 2
Morrón gordo (verde, para que se vea...), 1
Laurel, 2 hojas
Tomates al natural, 2 latas
Caldo, bien concentrado y desgrasado, 1 taza

Arroz

Arroz, 1 y 1/2 taza (de grano blanco, grande, común)
Caldo de verduras desgrasado, 3 tazas
Cebolla, procesada, 1
Azafrán (o condimento para arroz), 1 capsulita
Queso rallado (si la dejan), 2 cucharadas
Margarina untable, 2 cucharadas
Laurel, 2 hojas

Preparación

1. Sazone las presas de pollo con sal y pimienta.
2. Caliente una plancha de hierro al máximo (o de teflón... ¡bah!) y dore las presas de pollo de ambos lados.
3. Mientras lucha con la plancha y el pollo, ponga en una cacerola grande las 2 cebollas previamente picadas (o procesadas, si tiene un marido maniático como el mío...) y el morrón, sin cabito y sin semillas, bien lavadito y cortado en cuadraditos.
4. Agregue las hojas de laurel y revuelva con cuchara de madera sobre fuego fuerte, como si fuera una cocinera distraída y estuviera rehogando sin aceite ni nada que se le parezca. ("La locura es la que nos hace responsables...").
5. Cuando la cebolla está "como rehogada" y el morrón también, agregue los tomates picaditos., con todo su jugo; y la taza de caldo desgrasado.
6. Agregue entonces las presas de pollo y deje hervir despacito, con la cacerola destapada, hasta que la carne esté bien cocida. Sazone la salsa a gusto, apague el fuego, tape la cacerola  ¡y ocúpese del arroz!

Arroz

1. Rehogue la cebolla con el método "trucho" que ya le expliqué, agréguele el azafrán e inmediatamente el caldo y el laurel.
2. Cuando el caldo rompa el hervor, agregue el arroz y dispérselo con un tenedor.
3. Cuando el caldo rompa nuevamente el hervor, baje la llama, y haga hervir despacito de 10 a 12 minutos.
4. Apague el fuego, tape la cacerola y déjela así unos 5 minutos, para que el arroz "se agrande" chupando todo el caldo.
5. Destape el arroz, agréguele la margarina untable y mezcle con un tenedor. Pruebe y rectifique el sazonamiento.

Final feliz

1. Coloque el arroz en forma de anillo en una fuente precalentada y disponga en el centro las presas de pollo, bien calentitas y con toda su salsa (quítele antes las hojitas de laurel para que nadie se atragante...).
2. Espolvoree el arroz con el queso rallado y... ¡a la mesaaaAAA!