martes, 6 de junio de 2017

¿Cómo hacer una buena masa?






La cocinera da las claves para hacer una masa básica y crocante para rellenar. 

Gracias a todas las amigas y amigos que me desearon ¡feliz cumpleaños! Dice el poeta: “Un año más… Una esperanza menos. Y andar… andar…” ¿Cuánto habré recorrido ya de mi camino? Sabemos cuándo iniciamos el itinerario, pero… ¿hasta cuándo? No quiero oír ningún razonamiento ni respuesta. Tampoco creo en eso de que uno tiene la edad quien tiene su corazón. Si fuera por eso… yo no tendría más que 7 años y estaría saltando a la soga, o jugando a las bolitas con mi hermano Roberto. O dibujando caricaturas con mi hermano Juan Angel. O tal vez tendría un vestido de “tobralco” para dar la vuelta del perro alrededor de la plaza principal de Quilmes junto a mis amigas.
Cuando saco cuenta de los años que tengo vividos, siempre pienso lo mismo: ¡debo estar en un envase equivocado! Todavía tengo ganas de hacer cosas, de soñar con nuevos trabajos, de hacer dibujitos y ensayar recetas. Y, sobre todo, de querer a mis hijas, nietos y bisnietos como si el tiempo me hubiera atrapado en su infancia. Y de comunicarme con mis amigos y amigas invisibles a través de estas páginas. O de dialogar con mis seres queridos ausentes, ¡y no darme cuenta del tiempo transcurrido! Felizmente hay días que aterrizo, tomo conciencia y doy gracias a Dios por ayudarme a seguir mi camino sin desviarme del ideal que siempre he perseguido: vivir en familia, sin estridencias, con amor y paz. Y, ya que aterricé, lo hice en la cocina. Esta vez le voy a contar cómo se hace una masa básica crocante pero esponjosa para cocinar y rellenar con lo que se le ocurra: ¿Lemon pie?, ¿Crema y frutillas? O lo que usted decida…


Masa básica crocante

Ponga casi 1 taza de harina leudante en forma de corona. En el centro ubique 1 yema, ralladura de 1/2 limón, 3 cucharadas. de azúcar y 100 g de manteca blanda.
Aplaste con un tenedor los ingredientes del centro hasta convertirlos en pomada y una rápidamente (sin amasar) la harina, hasta obtener un bollo liso.
Enfríe la masa y luego forre una tartera, pinche la masa y cocine hasta dorar.
Rellene con crema pastelera, crema chantillí, crema de limón, mousse de chocolate… ¡o lo que prefiera!