lunes, 18 de enero de 2016

Canderli bien italianos


Reconozco que no soy cocinera de carrera, sino más bien una gorda mental probadora de recetas. De tal modo que lo que ensayo y me gusta... ¡corro a contárselo! Esta receta —del Trentino, Alto Adigio— me la confió generosamente Lila, una amiga de Barrio Parque Bernal.


LO QUE LLEVAN




  • miga de pan estacionado 400 GRAMOS



  • panceta ahumada magra 100 GRAMOS



  • mortadela 100 GRAMOS



  • caldo UN LITRO Y MEDIO



  • huevos 2



  • leche CANTIDAD NECESARIA



  • aceite de oliva 2 CUCHARADAS



  • perejil picadísimo 2 CUCHARADAS



  • harina 2 CUCHARADAS



  • queso rallado 4 CUCHARADAS



  • sal POQUITA



  • pimienta negra A GUSTO



  • Varios



  • salsa de tomates, bien condimentada A GUSTO



  • queso rallado A GUSTO



  • PASO 1 (4 MINUTOS)

    Para empezar, corte la miga de pan en cubitos pequeños. Si tuviera corteza, quítesela previamente. Humedézcalos con leche, pero no demasiado. Cuando el pan esté esponjado, exprímalo suavemente: los cubitos de pan no deben deshacerse. Caliente en una sartén el aceite de oliva y saltee en él la panceta previamente picada y la mortadela cortada en cubitos. Mézclele luego los cubitos de pan remojados en leche.
     



    PASO 2 (6 MINUTOS)

    Revuelva con cuchara de madera y espolvoree la mezcla con las 2 cucharadas de harina. Mezcle bien hasta ligar todos los ingredientes. Retire la sartén del fuego y vierta la preparación en un bol amplio. Agréguele las 2 cucharadas de perejil picado y las 4 de queso rallado. Vuelva a mezclar con la cuchara de madera. Pruebe y rectifique —o no— el sazonamiento con sal y pimienta negra de molinillo, a gusto.


    PASO 3 (30 MINUTOS)  

    Espere a que la preparación se enfríe (o estaciónela en la heladera para acelerar el proceso). Cuando la mezcla esté bien fría, tome pequeñas porciones de la pasta (¡eh, tan chiquitas no!) y moldéelas dándoles forma de albóndigas. Piense que luego de cocidas las servirá solamente acompañadas con salsa de tomate. A medida que las moldea, colóquelas sobre placas previamente enharinadas.  


    PASO 4 (25 MINUTOS)

    Para ahorrar tiempo, mientras moldea las albondiguitas ponga a hervir el caldo en una cacerola. Apenas el líquido rompa el hervor, agregue por tandas los canderli y cocínelos hasta que suban a la superficie (no se descuide, pues suben rápido...). Apenas floten, escúrralos con una espumadera, colóquelos en una fuente enmantecada y manténgalos al calor de un horno suave, con la puerta entreabierta.
      

    PASO 5 (50 MINUTOS)

    Prepare la salsa de tomates como sólo usted sabe hacerla. ¿Mi fórmula?... Ponga en una cacerola el contenido de 2 latas de tomates perita, bien picaditos y con todo su jugo, una hoja de laurel, 2 dientes de ajo triturados y 2 cubitos de caldo desmenuzados, más 50 gramos de manteca. Deje hervir hasta que espese. Puede suavizarla con un chorrito de crema. Sirva los canderli con la salsa y queso rallado a gusto.