martes, 7 de julio de 2015

Esponja de chocolate



 

Las tortas de chocolate siempre son una tentación irresistible. Esta fórmula, hecha con harina leudante, ofrece una miga especial para dividir en capas y rearmar en forma tentadora. Con crema chantillí y frutillas azucaradas, una dulzura ideal para invitar a los amigos a tomar el té. 

 



Lo que lleva:





·  yemas 4

·  azúcar impalpable tamizada 200 GRAMOS

·  chocolate en trocitos 150 GRAMOS

·  leche 1 TAZA

·  harina leudante 1 TAZA Y ¼

·  claras 4



LO QUE LLEVA EL RELLENO:



·  Crema chantillí PREPARADA CON 250 GRAMOS DE CREMA Y 2 CUCHARADAS DE AZUCAR

·  Frutillas azucaradas A GUSTO (YO USE 500 GRAMOS)



Varios:

·  Molde con tubo central de 22 cm enmantecado y enharinado





mo se hace:





PASO 1 (10 MINUTOS)


Ponga en un bol las yemas y el azúcar impalpable previamente tamizada. Bátalas con el batidor de alambre o en la batidora eléctrica hasta obtener una crema. Disuelva el chocolate cortado en trocitos en la taza de leche (recuerde que yo uso las de ¼ litro), revolviendo continuamente sobre el fuego con la cuchara de madera.





PASO 2 (20 MINUTOS)


Vierta el chocolate disuelto y mientras aún está caliente sobre el batido de yemas que hicimos en el bol. Mezcle bien con el batidor de alambre hasta dispersarlo. Deje entibiar la mezcla unos minutos. Luego agréguele la harina leudante y continúe mezclando con el batidor mientras efectúa movimientos envolventes para integrar mejor.





PAS0 3 (65 MINUTOS)


Bata las claras a punto de nieve bien firme. Vuélquelas sobre la mezcla anterior y revuelva con batidor. Vierta la preparación en un molde con tubo central de 22 centímetros de diámetro previamente enmantecado y enharinado. Cocínela en horno moderado aproximadamente 45 minutos o hasta que, al clavarle una brochette, salga sin adherencias.





PASO 4 (80 MINUTOS)


Desmolde la torta sobre rejilla y déjela enfriar muy bien (si es posible, de un día para otro, tiempo no contemplado en la indicación). Divídala en 3 capas. Reármela con la crema chantillí (bata la crema con el azúcar hasta que haga dibujos) y las frutillas azucaradas, escurridas y cortadas en tajadas verticales.
Reserve algunas enteras para decorar.