miércoles, 31 de marzo de 2010

Marquise champisoise


Saqué la receta de un librito muy interesante (Gala gourmet 1985) editado por la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Arte Decorativo. Se llama “Marquise champisoise” y está firmada por la señora Clara Uriburu de Cernadas. ¡Una delicia! Y facilísima! Derrita 200 gramos de manteca cortada en trozos junto con 300 gramos de chocolate cortado en trocitos (el original decía ½ libra pero yo ya había entrado en “fin de mes”…). Revuelva continuamente hasta que se funda sin quemar. Entonces retire del fuego y mézclele 200 gramos de azúcar molido y deje entibiar. Finalmente únale 4 huevos batidos con 1 cucharada de harina, vierta en una budinera forrada con papel impermeable bien enmantecado y cocine a baño de María hasta que esté firme. Una vez frío desmolde y sirva acompañando cada porción con crema chantillí. ¿Que cómo queda? ¡Un bombón!






martes, 30 de marzo de 2010

Galletitas de maicena






Lo que llevan:

Manteca, 50 gramos
Azúcar, 4 cucharadas
Ralladura de limón,1 cucharada
Huevo, 1
Fécula de maíz, ½ taza y cantidad extra
Polvo para hornear, 1 cucharadita

Varios:

Clara, ½ (batirla ligeramente y luego dividirla)
Azúcar impalpable, 125 gramos
Ralladura de limón, 1 cucharadita
Jugo de limón unas gotas (o un chorrito..)
Chocolate cobertura, 200 gramos

Cómo se hace:

Aplaste sobre la mesa la manteca junto con el azúcar, la ralladura de limón y el huevo. Reserve Tamice la fécula con el polvo para hornear.
Una lo tamizando a la mezcla de manteca que hicimos en el primer paso y agréguele de a poco más fécula, hasta obtener una masa tierna, que no se pegotee y pueda estirarse con el palote.
Estire la masa sobre la mesa espolvoreada con fécula, dejándola fina como una galletita. Despéguela cuidadosamente con una espátula.
Recorte las galletitas en forma redonda o cuadrada (use para esto un cortapastas o la boca de un pocillo), levántelas con espátula y acomódelas sobre placas enmantecadas y enharinadas (una los recortes y haga mas galletitas) Cocínelas en horno moderado, hasta que estén sequitas pero sin dorar. Levántelas con espátula, apóyelas sobre una superficie plana y déjelas enfriar Prepare un glasé real con media clara, el azúcar impalpable y la ralladura y jugo de limón Una las galletitas de a dos, rellenándolas con el  glasé y espere a que el relleno se seque. Decore con glasé de colores. O derrita el chocolate cobertura a bañomaría y bañe las galletitas. Apóyelas sobre rejilla. Estaciónelas en la heladera hasta que el baño esté sólido.



lunes, 29 de marzo de 2010

San Pantaleón y los campesinos





La historia se remonta a la Edad Media, al siglo VIII para ser más precisa, época en la cual los ñoquis eran una de las comidas habituales de algunos humildes campesinos italianos (aunque suponemos que no estaban hechos de papa; no las conocían: las trajo recién Colón).

Un 29 de diciembre golpeó la puerta de uno de esos campesinos San Pantaleón, santo y médico, que peregrinaba por Italia difundiendo la doctrina cristiana.

La gente, conmovida, lo hizo pasar y lo convidó con lo único que tenían: un puñado de gnocchi.

El huésped les agradeció y les auguró prosperidad. Una vez que el santo se fue, la familia encontró debajo de cada plato unas monedas de oro y posteriormente se cumplió la profecía y fueron mucho más prósperos.

Desde entonces se repite todos los meses la tradición de comer ñoquis recordando el milagro producido y poniendo debajo del plato dinero para simbolizar el deseo de prosperidad y bendición.

No sabemos si la leyenda es fidedigna (así sucede con todas las leyendas de toda la historia).

Pero si sabemos compartir la mesa con quien se acerque.

Quien sabe, alguna vez nos visitará alguien santo porque, al decir de Pedro Miguel Obligado: “No vemos a los ángeles; pero en las avenidas/oscuras de la angustia, se acercan y nos llaman./¡Se parecen a ellos las personas queridas,/y no son sino ángeles los seres que nos aman!”


domingo, 28 de marzo de 2010

Para "comer sin culpa"




            Los gorditos también tienen derecho a participar de las fiestas de fin de año comiendo cosas dulces… ¡sin amargarse! Esta semana les prestaré atención especialmente a ellos a cambio de una promesa: fíjense cuantas porciones rinde cada fórmula y divídanla mentalmente sin hacer trampas. Sólo así, con una mano sobre el corazón, sabrán cuantas calorías han consumido. Un problema de conciencia… ¡bah! ¿Qué gordito escribió esto?: “Dentro de mí hay otro hombre que está contra mí…”

  • Ice-cream de frutillas

1)      Remoje 2 cucharaditas de gelatina en polvo sin sabor en ½ taza de agua fría.
2)      Mezcle ¼ de taza de leche en polvo descremada con ¾ de taza de leche descremada y haga hervir.
3)      Retire del fuego e incorpórele enseguida la gelatina remojada. Revuelva hasta que esta se disuelva.
4)      Agréguele 1 taza de frutillas semilicuadas.
5)      Endulce la mezcla con 2 cucharadas de azúcar y 1 cucharada de edulcorante liquido. Enfríe en la heladera hasta que comience a espesar.
6)      Aparte, bata ½ taza de leche en polvo descremada con ½ taza de agua hasta que todo esté espeso. Agréguele 1 cucharada de jugo de limón y siga batiendo hasta que espese más.
7)      Agréguele el azúcar restante (1 cucharada) y… ¡ufa! siga batiendo hasta que tome la consistencia de una crema chantilly (¡bah!... no tanto…).
8)      Mezcle esta crema con la preparación de gelatina.
9)      Vierta en cubeteras y congele.
10)  Desmolde, corte en trocitos y procese o licue hasta obtener un helado cremoso.
11)  Vuelva a verter en copas o cremeras y estacione en el congelador hasta que el helado tome consistencia como para ser servido.

Rinde: 8 porciones
Valor aproximado de cada porcion: 85 calorías.



sábado, 27 de marzo de 2010

Dip de queso crema


LO QUE LLEVA:

cebolla de verdeo picadísima, 2 CUCHARADAS
queso crema, 1 TAZA
salsa inglesa, UNAS GOTAS
sal y pimienta, A GUSTO


COMO SE HACE:

Mezcle todos los ingredientes y sazónelos a gusto con sal y pimienta.

Coloque la pastita en un bol y ofrézcala con galletitas saladas, grisines o croquetas de papa.

viernes, 26 de marzo de 2010

Croquetas de papa






  
Puré de papas y algo más

Una solución mágica para convertir rápidamente un simple puré de papas en una entrada tentadora

Ingredientes

Papas, 700 gramos
Perejil picadísimo, 2 cucharaditas
Manteca, 50 gramos
Sal, pimienta y nuez moscada, a gusto

Varios

Queso fresco, cortado en trocitos, ¼ kilo
Harina, para rebozar
Huevos, 2
Vinagre, 2 cucharadas
Agua, 1 cucharada
Pan rallado, para rebozar
Aceite, para freír

1. Hierva las papas con cáscara y, cuando estén cocidas, pélelas, tamícelas y haga con ellas un puré. Agréguele el perejil, la manteca y sazone a gusto con sal, pimienta y nuez moscada. Cuando el puré esté tibio, tome una cucharada gorda, colóquela en la palma de su mano, húndale ligeramente el centro y coloque allí un trocito de queso fresco.
2. Envuelva el relleno con el puré dándole forma esférica. Apenas lo presione, el puré se sellará de inmediato. Reboce las bombas por harina.
3. Bata los huevos con el vinagre y el agua. Sazónelos con sal. Cuando las bombas estén bien frías, báñelas cuidadosamente en los huevos batidos y luego rebócelas por el pan rallado.
4. Caliente aceite en una sartén y cuando casi llegue al punto de humeo, déles a las bombas un golpe de fritura. Dórelas por tandas, sin encimarlas. Escúrralas sobre papel absorbente y manténgalas calientes al calor del horno encendido, al mínimo.


Las croquetas o “bombas” de papa pueden rellenarse con diversos ingredientes. En los ‘40, solían colocarles un trocito de salchicha de Viena, que por ese entonces venían enlatadas. Otra opción es incorporar jamón junto con el queso o… ¡aprovechar para envolver en el puré cualquier resto de picadillo cocido. Eso sí, el tiempo de fritura debe ser muy rápido para evitar que el queso que contienen las croquetas se ablande y, como cualquier prisionero, quiera escapar…

fuente:

Cocina argentina 200 años: Los años ’40 y ‘50




jueves, 25 de marzo de 2010

Sandwiches rayados



  1. Cuando pensamos en sandwiches (emparedados, ¡bah!) casi siempre imaginamos una montaña así de alta de pan y rellenos…
  2. …que nos obligan a abrir la boca así de grande ¡para poder comerlos sin que se nos escape la lechuga, el tomate o el jamón.
  3. ¿Qué te parece si este año hacemos un super sándwich tipo propiedad horizontal?
  4. Primero, preparación de los rellenos. Mezcla por un lado ½ pote de queso crema, un poco de sal y pimentón para darle color.
  5. Por otro lado, una latita de paté mezclada con 50g de manteca.
  6. Por otro, 1 latita chica de atún mezclada con 1 cucharada de mayonesa y otra de manteca.
  7. Y, aparte, 50g de manteca derretida y un buen pincelito. Entonces, arma el sandwich así:
  8. Compra un pan tipo lácteo, chico (si es grande, dobla las cantidades de los rellenos) de esos que ya vienen cortados en tajadas. Pinta cada tajada con manteca derretida (de un sólo lado), cubre una tercera parte de las tajadas con la mezcla de queso, otra con la de paté y otra con la de atún.
  9. Ahora arma nuevamente el pan alternando los sabores y presionando bien una tajada al ladito de otra, ‘queso, paté, atún, queso, paté, atún, etcétera’
  10. ¿Listo? Entonces envuelve el pan así armado en papel aluminio o en un repasador, ajustando bien y colócalo en la heladera (no en el congelador) hasta el día siguiente.
  11. Lleva el salchichón así atadito al picnic, y, justo en el momento de comerlo, desenvuélvelo y córtalo en tajadas, atravesando las capas de pan en forma diagonal. Resultado: ¡unos sandwiches rayados que pasarán a la historia de los estudiantes!
 

miércoles, 24 de marzo de 2010

Käsecremetorte



¿Le cuento la autentica “Käsecremetorte” que me enseñó a hacer mi corresponsal alemana ad honorem, Frida Grau? Primero que nada, haga una torta esponjosa con estos ingredientes: 2 huevos batidos con 75 gramos de azúcar y, cuando estén cremosos, el agregado de 1 y ½ cucharada de agua hirviendo; y después, 75 gramos de harina tamizados con ¼ de cucharadita de polvo para hornear, unidos suavemente. Una vez cocida y fría la torta, pártala en dos y coloque una mitad en el mismo molde donde la cocinó, forrado previamente el fondo y los costados con papel blanco. Entonces vierta en el molde así forrado la siguiente crema: ponga en una cacerolita 90 gramos de azúcar, 15 gramos de manteca (1 cucharada gorda), 20 gramos de almidón de maíz (1 cucharadita gordísima) y 1 yema. Y revuelva sobre el fuego hasta que hierva y espese. Entonces retire y mézclele 7 gramos de gelatina en polvo sin sabor remojada en un poco de agua fría y siga revolviendo hasta que aquella se disuelva bien. Perfume con esencia de vainilla, agréguele, mientras bate enérgicamente (con la batidora, mejor) 240 gramos de queso crema (Casancrem) y por ultimo únale suavemente 200 gramos de crema de leche batida espesa. Una vez puesta la crema en el molde, cúbrala con la otra mitad de la torta (sin presionar) y deje en la heladera hasta el día siguiente.




martes, 23 de marzo de 2010

Arroz cocido al estilo japonés








(receta de mi amiga Elena Ogura)

  • Arroz, previamente lavado bajo la canilla hasta que el agua salga limpia, 2 tazas y ½ taza más “para la cacerola…”
  • Agua, 2 tazas y ½ taza más “para la cacerola…”
  • Salsa de soja y azúcar, a gusto

 
PREPARACION

  1. Ponga en una cacerola el arroz y el agua.
  2. Tape y, cuando rompa el hervor, baje la llama y deje cocinar a fuego mínimo 10 minutos.
  3. Apague el fuego y deje reposar el arroz hasta que haya absorbido todo el líquido y los granos estén hinchados y separaditos.
  4. Condiméntelo al estilo japonés, con salsa de soja y un poquito de azúcar; o “al uso nostro”, ¡con todo lo que se le ocurra!

lunes, 22 de marzo de 2010

Reglas básicas para hacer mermeladas





Salvo que la receta indique lo contrario, macere siempre la fruta, picada con el azúcar para que suelte el jugo. Recién entonces deshágala con un prensapuré o, simplemente, con un tenedor. Una o dos cucharadas de vinagre o jugo de limón incorporadas a la mermelada mientras hierve evitan su azucaramiento.




domingo, 21 de marzo de 2010

Torta chata de frutillas



INGREDIENTES

TORTA

Claras, 5
Yemas, 3
Azúcar, 100 gramos
Harina, 2 cucharadas gordas
Chocolate, 150 gramos
Café fuerte, 3 cucharadas

VARIOS

Chantilly, hecha con 200 gramos de crema de leche
Gelatina en polvo, sin sabor, 1 cucharadita
Clara batida a nieve, 1
Frutillas, limpias, ½ kilo

PREPARACION

TORTA

  1. Bata las yemas con el azúcar hasta que estén bien cremosas.
  2. Disuelva el chocolate en el café, revolviendo constantemente sobre el fuego. Retire y enfríe.
  3. Bata las claras a punto de nieve.
  4. Una el chocolate disuelto al batido de yemas y bata enérgicamente.
  5. Vuelque sobre el batido las claras a nieve.
  6. Espolvoree las claras con la harina tamizada.
  7. Una todo de una sola vez, muy suavemente.
  8. Vuelque sobre una placa forrada con papel enmantecado y alise suavemente con espátula, hasta darle forma de rectángulo (como si fuera a hacer pionono).
  9. Cocine a fuego moderado, como cualquier torta esponjosa.
  10. Retire y deje enfriar en la placa.
  11. Corte el rectángulo en tres partes iguales (cortando también el papel, para poder manipularla mejor). Cada parte sera un piso de la torta.

ARMADO

  1. Remoje la gelatina en agua fría y luego disuélvala a baño de Maria. Mézclela con el chantilly.
  2. Incorpórele la clara batida a nieve. Deje en la heladera hasta el momento que la precise.
  3. Invierta un piso de la torta en la fuente donde la piensa armar y despéguele cuidadosamente el papel.
  4. Cubra este primer piso con la jalea de frutillas.
  5. Invierta sobre la jalea el segundo piso de la torta.
  6. Cúbralo con la mitad de la crema preparada.
  7. Apoye el último piso de la torta y despéguele el papel sin presionar la crema.
  8. Ponga el resto de la crema en una manga con boquilla de picos y adorne la superficie de la torta con hileras de copitos de crema alternadas con hileras de frutillas.
  9. Mantenga en la heladera hasta el momento de servir.

Jalea de frutillas

  1. Lave ½ kilo de frutillas y quíteles el cabito. Espolvoréelas con 4 cucharadas de azúcar y un chorro de vinagre.
  2. Aparte coloque en una cacerola igual peso de azúcar y su equivalente en agua. En este caso: ½ kilo de azúcar y ½ litro de agua.
  3. Deje que el almíbar hierva y espúmelo si fuera necesario, hasta que tome punto de “hilo fuerte” (use cuchara de madera para retirar la espuma).
  4. Eche en el almíbar las frutillas con todo el jugo que hubieren soltado y deje hervir despacito, sacudiendo la cacerola de vez en cuando hasta que el almíbar tome el punto de jalea. (Vierta un poco en un platito: al enfriarse debe tomar consistencia de flan…). 


sábado, 20 de marzo de 2010

Relleno de ricotta


RELLENO

Ricotta, ½ kilo
Azúcar, 200 gramos
Jugo y ralladura de 1 naranja
Manteca derretida, 6 cucharadas
Harina, 1 cucharada
Yemas, 2
Claras batidas a nieve, 2

RELLENO

  1. Aplaste la ricotta con un tenedor para deshacerla bien y mézclela con el azúcar, el jugo y ralladura de naranja, la manteca derretida, la harina y las dos yemas.
  2. Únale suavemente las claras batidas a nieve.


viernes, 19 de marzo de 2010

Lenguado Nordaise

Hoy, lenguado



Es tiempo de vigilia. El momento justo para seleccionar las mejores recetas de pescado. Lo ideal es que sean fáciles de preparar y deliciosas para saborear. Este lenguado Nordaise es un ejemplo. Para olvidarse del presupuesto y disfrutarlo ahora, o repetirlo cualquier día del año. 

 

Lo que lleva

 

 
filetes de lenguado. 3/4 KILO

sal y pimienta. A GUSTO

jugo de 1 limón

agua. 1/4 DE TAZA

cebolla chica, cortada en rodajas. 1

ajo. 1 DIENTE

champiñones, cortados en tajaditas. 1 FRASCO MEDIANO

manteca. 5 CUCHARADAS

yemas. 2

crema de leche. 3/4 DE TAZA

queso rallado. 3 CUCHARADAS

papel aluminio. CANTIDAD NECESARIA





1-  5 MINUTOS
Lave los filetes de lenguado bajo el chorro de la canilla y séquelos con un lienzo o repasador limpio. Colóquelos estiraditos en una fuente y rocíelos con jugo de limón. Luego sazónelos a gusto con sal y pimienta negra de molinillo. Llévelos a la heladera y déjelos reposar por lo menos una 1 hora (tiempo no contado en el reloj).

 



2- 7 MINUTOSCorte la cebolla en rodajas. Pele y pique el diente de ajo. Pasado el tiempo de maceración del pescado, retire los filetes de la heladera y acomódelos en una fuente para horno, codo a codo, sin encimarlos. Agrégueles el jugo de limón que haya quedado en la fuente, más el 1/4 de taza de agua, las rodajas de cebolla y el ajo picado.

 



3- 20 MINUTOSPrecaliente el horno en temperatura alta. Tape la fuente con un rectángulo de papel aluminio (o papel manteca) y llévela al horno. Cocine los pescaditos aproximadamente 10 minutos en horno caliente; o hasta que, al clavarles un tenedor, se note que están cocidos. Escúrralos y reserve el caldo de cocción previamente colado.

 



4- 23 MINUTOS 

Acomode los pescaditos -siempre sin encimarlos- en una fuente que pueda ir al horno y a la mesa (si la llevan, claro está...). Derrita en una sartén 2 cucharadas de la manteca indicada y saltee en ella las tajaditas de champiñones (reserve el líquido de los mismos). Sazone a gusto con sal y pimienta negra de molinillo y reserve.

 



5-  35 MINUTOS

Derrita en una ollita el resto de la manteca y agregue las yemas mezcladas con la crema y el queso. Revuelva hasta que se forme una salsita espesa. Sume los champiñones reservados y el caldo de cocción del pescado. Rectifique -o no- el condimento, vierta sobre los pescaditos, gratine en horno bien caliente y... ¡Glup!


 

jueves, 18 de marzo de 2010

Plum cakes



¿Usted quería saber con que se hacen esos budincitos “de antes” con los costados forrados con papel (plum cakes)? Tome nota: llevan 125 gramos de manteca batidos con 125 de azúcar, 3 huevos, ralladura de limón, así de sal, 160 gramos de harina, ½ cucharadita de polvo para hornear y 150 gramos de pasas remojadas en ron. ¿Cocción? 5 minutos horno fuerte y 35 ó 40 más suave. ¡Deliciosos!




miércoles, 17 de marzo de 2010

Bomboncitos blancos







 

  1. Olvidémonos por un rato de los bombones de chocolate. Además de ser carísimos…
  2. … nos enloquecen con la urticaria.
  3. ¿Por qué no somos razonables y hacemos bomboncitos blancos?
  4. Para hacerlos, como te darás cuenta, necesitas ingredientes que no tengan color: 2 paquetitos chicos de coco rallado (los más chiquitos), 1 clara de huevo, ½ vaso de azúcar impalpable y un poco de azúcar molida. Además de fáciles… ¡no necesitan fuego!
  5. Bate la clara a punto de nieve (como espuma de jabón).
  6. Coloca en un plato sopero el coco rallado y el azúcar impalpable.
  7. Entonces agrega un poquito de clara batida (muy poco) y mezcla con las manos hasta hacer una pasta que sirva para hacer bolitas (el resto de la clara dásela a mamá para que haga merengues).
  8. Eso sí: ¡cuidadito con llorar porque con esas cantidades te sale poquita pasta! Los bombones no se comen como la sopa…
  9. Haz bolitas con la pasta y luego revuélcalas en azúcar molida. Después déjalas un rato en la heladera para que se pongan duritas. Paso final: ponlas en pirotines para que parezcan bombones de verdad.
  10. Por supuesto: ¡la primera en probarlos será mamá!

martes, 16 de marzo de 2010

Un sandwich, una historia…



Tener historia es algo serio.
Pero tener leyenda sí que es divertido, porque tras la fantasía siempre yace la verdad.
Cuentan que hace muchísimo tiempo un pastor que arriaba ovejitas por la campiña francesa se detuvo cerca de unas cuevas naturales allí existentes para comer su almuerzo, que consistía en un gran sándwich de pan de cebada y un pedazo de queso de cabra. Pero en un descuido tropezó y el sándwich fue a parar al fondo de la cueva. Sin tiempo para bajar a buscarlo, el pastorcito se alejó, hambriento.
Un año más tarde regreso sin vianda y con el hambre indexada a la cueva y descubrió en el fondo aquel sandwich que había perdido alguna vez.
Como los pobres no tienen derecho a ser aprehensivos, el pastorcito tomo el sándwich cubierto de moho verde, puso cara de asquete, tiro el pan y, cerrando los ojos, le dio un pequeño mordisco al relleno: “Oh, là, là…!
El moho desarrollado por la humedad en la miga de pan de cebada había penetrado en el queso de cabra, confiriéndole un bouquet especial. Por supuesto, cerca de todo descubrimiento gastronómico siempre hay alguien con visión de futuro.
Y fueron los monjes de la región quienes se encargaron, más tarde, de iniciar la fabulosa industria de este queso que tiene denominación de origen de la región donde se fabrica: Roquefort.
Los que no provienen de allí son llamados “quesos azules” aunque, en el fondo, les sigamos diciendo… ¡Roquefort!
¡Nadie dice empanadas de queso azul!
Pero se acordó en la Organización Mundial de Comercio que el único Roquefort era el que se fabricaba solamente en Roquefort.
Como dijo Winston Churchill: “Cuanto más se vive, más se comprueba que todo depende de la casualidad”.


                                                             

lunes, 15 de marzo de 2010

Galletitas de naranja



INGREDIENTES

Manteca (otro sustituto…¡NO!), 200 gramos
Azúcar molido, 1 taza
Ralladura de naranja, bien finita, 2 cucharaditas (parte de color, solamente)
Jugo de naranja, 1 cucharada
Huevo batido, 1
Harina, 2 y ½ tazas
Bicarbonato de sodio (o polvo para hornear), ¼ de cucharadita
Sal, un poquitito

VARIOS

Rodajas de naranja glaseadas, pedacitos de higos glasé

PREPARACION
  1. Ponga la manteca en un bol y bátala hasta obtenerla bien cremosa.
  2. Incorpórele la ralladura de naranja, el jugo y el azúcar, de a poco, mientras sigue batiendo hasta adicionarle todo.
  3. Agregue el huevo de a poco, batiendo continuamente.
  4. Tamice la harina con el polvo para hornear (o el bicarbonato) y la sal.
  5. Agregue estos ingredientes al batido de manteca y mezcle hasta obtener una pasta.
  6. Coloque parte de la pasta en una manga con boquilla grande de flores.
  7. Presione y forme una florcita sobre una placa enmantecada. ¡ATENCION! La pasta debe salir fácilmente por la boquilla. Si estuviera demasiado blanda, agréguele un poco mas de harina. Si estuviera muy dura, ablándela con 1 yema (el punto de masa varía según el tamaño del huevo o el poder de absorción de la harina).
  8. Cocine esa “galletita piloto” en horno caliente durante 10 minutos aproximadamente o hasta que se note sequita y suavemente dorada. Si no conserva su forma (si se desmaya con el calor… ¡bah!) agréguele más harina. De tal modo podrá obtener galletitas firmes. (Pero… ¿le confieso algo? A mi me gustan con menos harina, pues aunque salgan un poco deformes… ¡quedan deliciosísimas!)
  9. Una vez hecha la prueba de la masa, moldee las galletitas y cocínelas como indiqué antes. Una vez cocidas, despéguelas con espátula y déjelas enfriar. Al enfriarse toman consistencia.
  10. Si quiere, una vez frías báñelas con un azucarado hecho con azúcar impalpable tamizado y jugo de naranjas colado, hasta hacer una pastita que corra por sí sola. Una vez secas, decóreles el centro con un trocito de higo confitado y póngalas en un bol adornado con sectores de naranja confitada.

domingo, 14 de marzo de 2010

Torta de cacao amargo



INGREDIENTES

Yemas, 4
Azúcar, 150 gramos y 4 cucharadas
Agua caliente, 4 cucharadas
Claras, 4
Esencia de vainilla, 1 cucharadita
Harina, 2 y ½ cucharadas
Fécula de maíz, 2 y ½ cucharadas
Cacao amargo, 2 cucharadas
Polvo para hornear, 2 cucharaditas

VARIOS

Baño seco de chocolate
Perlitas plateadas, para decorar

PREPARACION
  1. Ponga en la batidora las yemas y los 150 gramos de azúcar; bata hasta que estén espesas y espumosas.
  2. Siga batiendo mientras les agrega de a poco el agua caliente.
  3. Bata las claras hasta que tomen punto de nieve, pero sin que  lleguen a secarse.
  4. Agrégueles de a poco las 4 cucharadas de azúcar, mientras continúa batiendo hasta incorporarla toda.
  5. Perfume con la esencia de vainilla.
  6. Una este merengue con el batido de yemas.
  7. Agréguele la harina previamente tamizada con la fécula de maíz, el cacao amargo y el polvo para hornear.
  8. Vierta en un molde enmantecado y enharinado y coloque en horno moderado hasta que esté cocida.
  9. Desmolde y enfríe sobre rejilla.
  10. Parta en capas y vuelva a armar rellenando con dulce de leche de repostería, si quiere. O déjela sin rellenar.
  11. Cúbrala con el “baño seco de chocolate”.
  12. Decórela enseguida con las perlitas plateadas… ¡ó como se le dé la gana!


sábado, 13 de marzo de 2010

Peceto en escabeche





Ingredientes

Peceto entero, 1
Sal y Pimienta a gusto
Zanahorias tiernas, ¾ de kilo
Cebollas, ½ kilo
Pimienta en grano, 1 cucharadita
Laurel, 2 hojas
Pimentón, 1 cucharadita al ras
Orégano, 1 cucharadita al ras
Dientes de ajo pelado y enteros, 2
Sal, a gusto
Aceite, cantidad necesaria
Vinagre (el que más les guste), cantidad necesaria

Preparación:

1-Quitele al peceto el cuerito y la grasa visibles, incluido el pegote de “cuadrada” (guárdela para hacer croquetas).
2-Sazónelo con sal y pimienta, y si quiere, átelo con piolín como si fuera un matambre, así la carne queda bien apretadita.
3-Raspe las zanahorias, lávelas y córtelas “con cuchillo” en rodajas (en la procesadora salen demasiado finitas para mí…).
4-Pele las cebollas, córtelas en rodajas finas y sepárelas en aros (Pero si tienen un marido como el mío…use la procesadora, ¡así la cebolla se nota menos en el escabeche! “ A MUCHO OBLIGAN LAS FUERZAS DEL GUSTO” Cervantes).
5-Coloque en una cacerola grande: las rodajitas de zanahorias y los aros de cebollas, formando un “colchón”.
6-Acueste el peceto en este colchón y agregue en la cacerola la pimienta en grano, el laurel, el pimentón, el orégano y los dientes de ajo. Sazone las verduras con un poco de sal.
7-Use como medida un pocillo de café y vierta en la cacerola iguales partes de aceite y de vinagre, hasta cubrir el nivel de las verduras.
8-Coloque la cacerola, destapada sobre fuego fuerte, y deje hervir, dando vuelta el peceto, una vez durante la cocción… ¿cuánto tiempo? No se ría, ¡hasta que las zanahorias estén tiernas! Parece un absurdo, pero ese era el punto exacto para mi madre, de quien heredé esta receta.
9- Retire la cacerola del fuego y vierta todo su contenido en una fuente profunda. Deje enfriar muy bien.
10-Llegado el momento de servirlo, escurra el peceto, desátelo y sírvalo con una buena porción de salsa, ligeramente escurrida , para eliminar el exceso de aceite.
11-Si quiere, acompañe con alguna ensalada de hojas.

Nota:

"El líquido sobrante del escabeche (que siempre queda…)" puede usarse perfectamente para hervir en él corazones de alcauciles o berenjenas cortadas y peladas, en rodajas gruesas o en cuartos, o pencas de acelga bien raspadas, y obtener así un “escabeche extra” para acompañar carnes asadas".